Vitrinas de tapas: conservación, frescura y sabor

Las vitrinas de tapas se muestran como uno de los mejores aliados de tu restaurante, actuando como escaparates de los productos que pones a disposición de tus clientes, que podrán acercarse a observarlos con sus propios ojos incluso antes de solicitarlos y así realizar la mejor elección, además de encargarse de mantener intacta la calidad de las elaboraciones.

Y es que las tapas desempeñan un papel protagonista en cualquier bar, restaurante o cervecería de nuestro país, siendo una de las principales opciones para todo tipo de comensales, ya sea a modo de aperitivos, entrante o para comer y/o cenar.

Pero las tapas, a diferencia de otros platos, no se consumen de manera inmediata tras su elaboración, lo que hace que haya que tomar precauciones para garantizar su buena conservación y evitar que puedan perder calidad y sabor.

Te interesa:

Tapas y vermut: 5 aperitivos de acompañamiento con los que darás en la diana.

Aquí es donde entran en juego las vitrinas de tapas, que se han convertido en una necesidad para cualquier restaurante. Sí, y es que la actual normativa sobre seguridad alimentaria y nutrición, obliga a cubrir con vitrinas refrigeradas las tapas, pinchos, postres o cualquier otro alimento manipulado.

Las vitrinas de tapas se encargan no solo de mostrar los productos, sino también de evitar posibles contagios de los alimentos por contacto directo de bacterias como pueden ser la salmonella, el staphylococcus o el escherichia coli.

Esto hace que la adquisición de vitrinas para tapas y alimentos no sea una opción, sino una obligación, por lo que hay que ser cuidadoso y escoger una vitrina que se adapte a nuestras necesidades, garanticen la buena conservación de los productos, y además nos permitan mostrar la mejor imagen de las tapas que hemos preparado.

Claves para elegir la vitrina de tapas más adecuada para tu restaurante

Las vitrinas para tapas pueden ser refrigeradas, neutras o de calor seco, y actúan como expositores de productos, formando parte del equipamiento básico de todo negocio de hostelería. Se encargan tanto de captar la atención de los clientes como de garantizar la buena calidad de los alimentos.

Dada la importancia que tienen, existe una enorme variedad de vitrinas refrigeradas para tapas de diferentes tamaños y diseños, lo que hace que puedan surgir dudas a la hora de escoger el modelo más adecuado en función de tus necesidades.

Conscientes de ello, desde The Cooksters vamos a dar una serie de consejos para elegir vitrinas de tapas que te ayudarán a acertar, y así poder mostrar las tapas que prepares en tu restaurante de la manera más atractiva posible.

¿Qué elaboraciones vas a mostrar?

Lo primero para elegir la vitrina es tener en cuenta el tipo de elaboraciones que vas a incluir en el interior de la vitrina. Ten en cuenta que cada elaboración precisará de una atmósfera diferente para su buena conservación, por lo que en función de las tapas que prepares deberás escoger entre una vitrina refrigerada, neutra o de calor seco.

Las vitrinas refrigeradas son las más populares cuando se trata de tapas frías, ya que alcanzan temperaturas de entre 2ºC y 8ºC, que son ideales para el buen mantenimiento de los productos.

Por otro lado están las vitrinas neutras que no producen ningún cambio de temperatura en su interior. Este tipo de vitrinas se mantienen a temperatura ambiente, pero evitan la humedad de los productos.

También son muy utilizadas las vitrinas de calor seco, ideales para productos que se han sometido a un calor intenso y se consumen calientes, como pueden ser las croquetas o las brochetas.

Y para productos y tapas calientes como las albóndigas, cremas o salchichas entre otros, la mejor opción son las vitrinas al baño maría, que alcanzan temperaturas de hasta 90ºC, consiguiendo mantener el calor de cada elaboración de una manera muy eficaz.

Te interesa:

¿Bar de tapas o gastrobar? Pros y contras de cada uno.

Tamaño

La cantidad de tapas que tengas pensada exponer marcará el tamaño de la vitrina. Hay que escoger una vitrina lo suficientemente grande como para poder guardar todas tus tapas, pero también es importante no excederse con el tamaño, ya que si la vitrina quedase semivacía, la imagen transmitida a los clientes podría no ser la esperada, dando un aspecto de dejadez o de pocos productos.

En el mercado existen vitrinas de todos los tamaños, con anchos que van desde uno hasta dos metros. Asimismo, también deberás decidir si la vitrina la querrás colocar sobre la barra, en la pared, etc.

Diseño de la vitrina

En cuanto al diseño de la vitrina de tapas, desde The Cooksters recomendamos optar por vitrinas de cristal y con cubetas, ya que son las que nos permiten mostrar las tapas de la manera más atractiva, las más cómodas y también las más funcionales.

Existen vitrinas con dos niveles de exposición, que están formadas por dos pisos que se sepan con un estante intermedio, aportando una mayor capacidad y una mayor visibilidad para las tapas.

Consejos para la limpieza de vitrinas de tapas

Para terminar, también es fundamental limpiar las vitrinas de tapas correctamente, tanto para mostrar la mejor imagen posible a tus clientes, como para garantizar la higiene y las buenas condiciones de los productos.

Es importante limpiar diariamente la vitrina de manera general, y al menos una vez a la semana limpiarla en profundidad, limpiando a fondo los filtros, cristales, cubetas y desagües. De esta forma, además aumentaremos su durabilidad.

Por lo general la mayoría de vitrinas para tapas se pueden desmontar con facilidad, por lo que las tareas de limpieza no supondrán una gran pérdida de tiempo ni un fuerte esfuerzo.

Marca la diferencia con las vitrinas para tapas y convence a tus comensales. 

2019-09-04T07:21:24+00:00 12/09/2019|Blog, Curiosidades culinarias|