El pan de tu restaurante: ¿Cuál elijo en cada ocasión y dónde lo coloco en la mesa?

pan-de-restaurante

El pan desempeña un papel protagonista en los restaurantes, siendo un alimento indispensable para los comensales, que encuentran en él al mejor complemento de los platos que van a disfrutar. Un alimento que nos acompaña desde hace más de 10.000 años, y que ha sabido mantenerse a pesar de las innovaciones que han ido apareciendo a través de la vanguardia gastronómica.

De hecho, podríamos decir incluso que el pan ha adquirido un nivel gourmet que le ha situado a la altura de los platos más deliciosos. El abanico de panes para elegir es enorme, lo que crea las dudas de los restaurantes a la hora de elegir el pan adecuado en cada ocasión, y también de cómo colocarlo en la mesa.

Nosotros lo sabemos, y como amantes de la panadería artesana, desde Contucocina.com hemos querido darte las claves para elegir el mejor pan y acertar con la colocación. ¿Comenzamos?

El pan ideal para cada comida

Pan gallego, pan de Viena, pan de hamburguesa, pan negro, pan de cristal, baguettes, pan de cereales, panecillos… la variedad de panes es enorme, todos ellos deliciosos, pero es cierto que cada uno de ellos se ajusta mejor, y a continuación te los vamos a contar.

Pan de molde

El pan de molde es el ideal para la elaboración de sándwiches y tostadas, y también para los más peques. Esponjoso y con un tamaño que permite comerlo con las manos, es uno de los panes que nunca faltan en casa, y tampoco en los restaurantes.

Muy utilizado también en desayunos o almuerzos, si quieres disfrutar de la mejor textura y del máximo sabor, te recomendamos que optes por los panes de molde caseros, que además son ricos en proteínas y bajos en calorías, favoreciendo un estilo de vida saludable.

Pan gallego

El pan gallego en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los más demandados de nuestro país. Disponible en una amplia variedad de tipos, presume de un sabor y una textura inconfundible, siendo perfecto para acompañar cualquier tipo de comida.

Simplemente con un poco de aceite de oliva ya puedes experimentar el rico sabor del pan gallego, que se caracteriza por tener una corteza tostada a la vez que crujiente, y una miga esponjosa que hará que los comensales de tu restaurante rebañen los platos hasta dejarlos relucientes.

Pan tostado

Si en tu restaurante acostumbras a dar la bienvenida a tus comensales ofreciéndoles a modo de aperitivo un poco de pan con tomate y alioli, un clásico donde los haya, lo mejor será apostar por el pan ligeramente tostado.

Incidimos en ligeramente, ya que de esta manera conseguirás que este crujiente y caliente, sin llegar a estar excesivamente tostado.

Cualquier pan admite ser tostado, por lo que puedes escoger el que más te guste o el que creas que mejor se ajuste a la comida en cuestión. Se acabará antes de que te des cuenta.

Pan de hamburguesa

No hace falta decir cuál es el mejor acompañamiento del pan de hamburguesa, puesto que su nombre lo dice todo. La hamburguesa se ha convertido en uno de los platos estrella de muchos restaurantes, que acompañada de un sabroso pan, puede suponer un auténtico deleite para el paladar.

Pan de cristal

El pan de cristal es posiblemente el más reciente de todos. Con una corteza muy fina y crujiente, apenas tiene miga, lo que hace que sea inmejorable para combinarlo con otros alimentos, siendo una muy buena opción para disfrutar con un poco de jamón con tomate, anchoas, queso… ¡Se te hará la boca agua!

Pan de cereales

Si tienes un restaurante que presume de comida saludable, el pan que debes ofrecer a tus comensales es el pan de cereales. Hecho a base de cereales y con un gran aporte nutricional, es el pan más saludable y beneficioso que podemos encontrar, disponible en una amplia variedad de sabores, aromas y texturas.

Panecillos

A menudo los panecillos se muestran como una de las mejores opciones para los restaurantes, ya que al tratarse de unos panes individuales, permiten que cada uno lo consuma a su gusto y lo administre como quiera.

El principal problema que surge con los panecillos es saber dónde colocarlo en la mesa para no crear confusión entre los comensales, y por ello a continuación queremos darte una serie de pautas clave en base a una serie de normas de protocolo. Toma nota.

¿Dónde colocar el pan en la mesa?

Vistos los diferentes tipos de panes y las mejores combinaciones de cada uno, vamos a centrarnos en cómo y dónde colocar el pan en la mesa.

Lo primero que hay que tener claro es que el pan debe colocarse a la izquierda del plato, a la altura de los vasos o copas, y a poder ser sobre un platito pequeño o un recipiente, cuando se trate de un panecillo. Si en cambio se opta por sacar una panera con varios trozos de pan, lo ideal sería colocarla en un lugar al que puedan llegar todos los comensales, y servirse así cada trozo de pan que deseen.

En cuanto a los panecillos individuales, es muy habitual que los comensales se equivoquen, cogiendo el que tienen a la derecha de su plato y no el de la izquierda, lo que provoca una cadena de errores entre el resto de comensales. Si quieres evitarlo, puedes recordarlo a modo gracioso. No tengas ninguna duda de que te lo agradecerán.

2018-07-31T11:23:05+00:00 26/07/2018|Trucos y consejos|