Elabora un menú equilibrado para tu restaurante

  • organizar un menú equilibrado para tu restaurante

¿Estás buscando la forma de hacer que el menú de tu restaurante triunfe?  Si ya sabes que con la carta de tu restaurante no es suficiente y quieres optimizar la calidad de tu restaurante, es hora de prestar atención al menú. ¿Temes olvidarte de algo? No te preocupes, hoy te enseñamos las claves para optimizar correctamente el menú de tu restaurante sin perder ni un solo detalle. ¿Pasas hasta la cocina?

 

Los preliminares del menú equilibrado de tu restaurante

Antes de iniciar las reformas del menú de tu restaurante, recordemos algunos puntos en los que siempre debes fijarte antes de programarlo

  • El presupuesto: por supuesto, antes de ponerte a organizar platos sin más debes tener muy claro cuánto dinero puedes gastarte en ingredientes. Busca siempre economizar, pero sin que esto signifique reducción de calidad. Los productos de temporada de tu zona, por ejemplo, te saldrán más rentables
  • El tipo de tu restaurante: este es un punto importante, pues no ofrecerá el mismo menú una pizzería que un restaurante de lujo.
  • La ubicación geográfica: ¿qué sentido tendrían los pasteles de Belém, propios de Portugal,  en Santiago de Compostela?
  • El equipo: ¿de qué dispones? Tanto en términos de personal como de material. ¿Cuentas con sólo una persona a los fogones? No elijas platos con una preparación demasiado complicada.
  • La imagen: tu carta también es un reflejo de la imagen de tu marca. El logotipo es un imprescindible que siempre debe aparecer, acompañado, por supuesto, de una excelente presentación clara y sin faltas de ortografía.

El menú equilibrado ideal: directrices para todos los gustos

Por supuesto, cada cliente es un mundo, por lo que contentarlos a todos parece más una misión de Tom Cruise que un objetivo alcanzable. Con todo, el menú cuasi perfecto tiene una serie de requisitos:

  • Una dieta equilibrada: si vas a atreverte a buscar la perfección en tu menú debes apostar por un menú equilibrado que aporte los nutrientes esenciales. Piensa que además de clientes de paso también conseguirás clientes asiduos cuya dieta dependerá única y exclusivamente de lo que tú les ofrezcas. Cuídalos y se convertirán en tus mejores embajadores.
  • Fuertes vs. suaves: como sabes, durante el día necesitamos más energía que por la noche, por lo que lo que deberás reservar los platos fuertes para el almuerzo y los suaves para la cena. Del mismo modo, nunca ofrezcas un sabor suave después de uno fuerte, es muy probable que los comensales no puedan apreciar los matices del segundo.
  • La variedad: no ofrezcas platos con la misma preparación o con la misma textura. Juega con las variedades, ofrece opciones para todos los gustos y también para personas que tienen restringido el consumo de ciertos alimentos, como los celíacos o los diabéticos. Del mismo modo, los colores en los platos serán otro punto fuerte a explotar. Enamóralos a primera vista y serán tuyos hasta el último bocado

¿Qué otras pautas sigues para conseguir el menú ideal en tu restaurante o cafetería? Nos encantaría que las compartieses con nosotros 😉

2018-08-21T08:07:45+00:00 13/10/2015|Trucos y consejos|