Cinco utensilios que revolucionarán (o no) tu cocina

Si hace unos meses os traíamos algunos de los artilugios de cocina que más nos habían sorprendido por su originalidad y su utilidad (o falta de ella), hoy continuamos con cinco propuestas más que pueden cambiar tu forma de trabajar día a día.

Artilugiosde Cocina

SE ACABÓ LA TENDINITIS

Empecemos por uno que facilita tareas que pueden ser repetitivas, como es el remover acompasadamente un guiso, salsa o crema durante tiempos largos. Esto es necesario en muchos platos, ya que sin ese movimiento de mano continuo el contenido se puede pegar a la olla, puede quedar demasiado denso o, incluso, salirle grumos. Ahí es donde ‘Stirio’ echa una mano a los cocineros. Este batidor automático para ollas de origen sueco permite al chef desentenderse de la labor de girar el cucharón. Enganchado sobre los bordes del recipiente (Stirio admite diámetros entre 16 y 28 cm), su batería con autonomía para 45 minutos le permite girar en una de sus dos velocidades prefijadas.

 

OLVÍDATE DE LOS OLORES FUERTES

Una de las cosas más incómodas del ajo son los restos, ¡y los olores!, que este deja en las manos de quien lo manipula para añadirlo  a sus recetas. Este picador de ajo hará las delicias de aquellos a los que les encanta este condimento pero no soportan sus efectos secundarios en las manos. Las piezas son fáciles de limpiar, aptas para lavavajillas y aún más sencillas de usar. Se trata solo de pelar el ajo, abrir la tapa del aparato, introducir el producto y hacer rodar el instrumento sobre una superficie lisa. Con el propio movimiento de la mano los ajos se trocearán sin dejar ni rastro de olor.

 

 

EN LA CANTIDAD JUSTA

En  muchas ocasiones usamos jugos de fruta y zumos de cítricos para aderezar nuestros platos. La dificultad está, a veces, en ser capaz de emplear la dosis justa y que el líquido alcance todas las zonas del plato por igual. Para ello vienen en nuestra ayuda inventos como este. Con este pulverizador podemos aprovechar al máximo todo el líquido contenido en limones, naranjas, mandarinas u otras frutas. Su funcionamiento es simple: Cortamos uno de los extremos de la fruta e introducimos el vaporizador en forma de tornillo enroscándolo. Después de esto ya está listo para su uso. Ahora ni una gota queda desaprovechada y el zumo siempre alcanzará por igual todos los ingredientes de nuestra receta. Puede ser lavado en lavavajillas.

 

 

EMPLATADOS (CASI) EN MINIATURA

Pero no todo se queda de la puerta de la cocina para dentro. En el caso de los restaurantes no se trata solo de servir los mejores ingredientes con la receta más sabrosa, sino de cómo servirlos. La manera de presentar un plato puede marcar la diferencia entre un cliente contento y uno muy satisfecho. Una idea para dar una vuelta a cómo llegan a nuestros clientes los platos de nuestra carta son las sartenes de hierro en formato mini. De interior esmaltado, no solo pueden usarse para servir el plato, sino también para cocinarlo ya que conservan el calor de manera excepcional.

 

 

SORPRENDE CON EL POSTRE

El postre también puede ser una ocasión de demostrar creatividad, y no nos referimos tan solo a la creación culinaria que ofrezcamos a nuestros clientes. Al igual que en el caso de las mini sartenes para servir, presentar una dulce delicia de forma transgresora puede hacernos ganar muchos puntos. Eso es lo que pensaron la chef La chef Elena Fabeiro y el diseñador Martín Azúa y a lo que ha dado vida en madera el artesano Jose Antonio Buide: un anillo para servir postres. La pieza se sujeta entre los dedos y sobre ella se coloca el postre, que no solo puede ser degustado, sino admirado como si de una pieza de joyería se tratase.

 

¿Habéis probado ya alguno de estos artilugios? Si es así, ¿por qué no nos contáis qué uso le dais vosotros?

 

2018-10-18T09:19:22+00:00 23/01/2014|Trucos y consejos|