Botiquín en el restaurante: evitar riesgos laborables

En tu restaurante o cafetería tú no te la juegas. Siempre tienes la seguridad y la prevención de riesgos en hostelería bajo control. Eso sí, como sabes, es inevitable que alguna que otra vez aparezcan determinadas emergencias en hostelería que requieran atención instantánea. De ahí que intentes tener un botiquín lo más completo posible en tu restaurante para poder hacerles frente. ¿Temes olvidarte de algo en tu botiquín de hostelería? Pasa hasta la cocina, te traemos todas las claves.

Más vale prevenir…

Antes de lanzarte a montar tu propio botiquín, ten en cuenta cuáles son los riesgos más comunes a los que puedes tener que enfrentarte en tu local. Presta especial atención a los 6 siguientes:

  • Cortes con cuchillos
  • Quemaduras
  • Incendios con utensilios, ropa o comida
  • Lesiones o electrocuciones con máquinas, utensilios o electrodomésticos
  • Lesiones por algún sobre-esfuerzo
  • Caídas o resbalones

¿Qué no puede faltar en el botiquín en el restaurante?

Ahora que ya sabes a qué riesgos puedes tener que enfrentarte, ya puedes hacerte una idea de lo que nunca puede faltar en el botiquín de tu restaurante o cafetería. Nunca te olvides de:

    • Materiales para hacer apósitos y cubrir heridas y hemorragias: las vendas, las compresas y el esparadrapo son imprescindibles para tratar los cortes e incluso las quemaduras.
    • Materiales de curación: no te olvides de lo necesario para limpiar, controlar y cubrir las heridas y las hemorragias. Ten siempre tijeras, imperdibles y pinzas.
    • Elementos para limpiar y desinfectar lesiones: como la Yodopovidona, la Clorhexidina y el suero fisiológico. Ten en cuenta siempre las posibles alergias y la hipersensibilidad a los componentes antes de aplicar las dos primeras.
    • Antisépticos para prevenir las infecciones: para evitar que los gérmenes hagan de la herida su hogar, ten siempre a mano Benzalc, agua oxigenada o sustancias similares.
    • Elementos para desinfectar materiales o la piel: el algodón y el alcohol etílico de 96º serán tus mejores aliados a la hora de desinfectar. Eso sí, recuerda siempre que no conviene aplicarlos en heridas abiertas.
    • Elementos para las quemaduras: un tubo de vaselina, Clorhexidina, suero fisiológico y cremas para las quemaduras son un must have cuando hay una cocina cerca.
    • El bicarbonato: a la hora de cocinar, en muchas ocasiones toca probar el gusto de muchas comidas diferentes, por lo que en más de una ocasión los chefs y cocineros tienen que enfrentarse a la temida acidez estomacal o a una indigestión ácida. Evítales el mal trago con bicarbonato.
    • Antiinflamatorios y analgésicos-anti-térmicos: úsalos sobre todo en el caso de caídas, dolores fuertes y/o fiebre.
    • Otros elementos típicos de cualquier botiquín: un termómetro, guantes desechables, jeringuillas y agujas desechables, tiritas, tiras adhesivas, un jabón antiséptico, hemostáticos, cremas para picaduras…

¿Y tú? ¿Qué otros elementos incluyes siempre en tu botiquín de hostelería? ¡Compártelos con nosotros!

2018-07-02T07:42:10+00:00 17/09/2015|Trucos y consejos|