Sándwich: De tentempié para perezosos a plato de vanguardia

Hoy en día no nos resulta extraño tomarnos un pequeño sándwich en el descanso de media mañana, o cenar un emparedado ligero al llegar a casa después del trabajo. Sin embargo, lo que comenzó siendo, según cuenta la tradición, el invento de un noble inglés aficionado a los naipes y un tanto perezoso se ha convertido con el paso del tiempo en un plato al que chefs vanguardistas han homenajeado e incluso se ha convertido en emblema nacional del país anglosajón. Hoy en Con tu Cocina os invitamos a conocer más en profundidad la historia de ese plato rápido pero potencialmente exquisito.

SandwichClubDavidMuñoz-vialabarrigadelgloton_

Sándwich Club del chef David Muñoz. Foto: La barriga del glotón (@JuanWes)

  Comer rápido y sin mancharse fue, según cuenta la historia del noble John Montagu, del condado de Sandwich en Reino Unido, el gran motivo que promovió el descubrimiento. Montagu, un gran aficionado de los juegos de cartas, no aceptaba renunciar a su partida por alimentarse, y por ese motivo, un buen día introdujo la carne fría que le habían ofrecido sus sirvientes entre dos rebanas de pan. Había nacido el emparedado. Y tal fue el valor de la invención, que en sus memorias el conde escribiría que su gran aportación al mundo había sido este bocadillo. Sin embargo, la cosa no terminó ahí y el sándwich se estandarizó también entre las clases trabajadoras británicas, españolas y francesas, ya que era rápido, fácil de preparar y podía estructurarse a gusto del consumidor. Una vez saltó el charco y la idea llegó a Estados Unidos, la revolución industrial hizo el resto y cientos de versiones de esta receta surgieron por todo el continente americano. La expansión había comenzado y, a día de hoy, aun no se ha detenido y cada día nos podemos encontrar con nuevas y sorprendentes preparaciones de este aperitivo. Lo que comenzara siendo un plato aristocrático se convirtió en un icono de la comida rápida muy poco tiempo y muchos negocios a uno y otro lado del Atlántico encontraron en la velocidad de la vida actual su nicho. Desde sándwiches vegetarianos, con huevo, verduras variadas o pescado pasando por distintos tipos de pan para todos los gustos. Sin embargo, hoy en día, y, al igual que sucede con otros platos considerados comida rápida como las hamburguesas, que también se han convertido en experiencias gastronómicas únicas (aquí podéis conocer las opciones que Koama os ofrece en este campo) , chefs españoles de renombre incluyen entre sus recetas versiones gourmet del sándwich. Uno de ellos es el cocinero David Muñoz, con tres estrellas Michelín en su restaurante DiverXO, quien ha reinventado la idea de los dos panes rellenos de fiambre en la barra del StreetXO en Madrid. En ella sirve comida para degustar de pie y rápido, pero siempre con su sello personal. Su Sándwich Club al Vapor no deja a nadie indiferente  y la receta ha traspasado las fronteras de su negocio y bloggers de toda España recrean en sus cocinas esta delicia. Otro ejemplo de cómo unir tradición y vanguardia entre dos rebanadas es el que pone de manifiesto Oriol Rovira día a día en los platos que sirve en Sagàs, Pagesos, Cuiners & Co., un negocio dedicado específicamente a la variedad más gourmet del clásico emparedado. La clave radica en que todos los productos empleados vienen directos de la granja catalana a su cocina, primando la calidad en cada una de sus creaciones. Rovira une de este modo la cultura gastronómica de su región con la creatividad e imaginación a la hora de montar los panes. Y vosotros, ¿habéis creado un sándwich único? Nos encantaría conocer vuestras recetas.

2018-11-13T15:47:08+00:00 06/02/2014|Tendencias|