Así son los diferentes tipos de clientes que entran en tu restaurante, y así debes ganártelos

Una de las claves para aumentar las ventas de tu restaurante y poder ofrecer el mejor servicio, es conocer a tus clientes. Cada comensal que cruza la puerta de tu restaurante tiene unos gustos e inquietudes diferentes que deberás satisfacer, tratando de hacer que se sientan a gusto y disfruten de una agradable y deliciosa comida. Si lo consigues, no tengas ninguna duda de que volverán.

La relación entre cliente – restaurante ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Si antes los clientes siempre tenían la razón, y debíamos hacer lo posible por complacer a todos los clientes por igual, ahora la naturalidad, la espontaneidad y la comunicación son clave, pasando a tener una relación mucho más cercana, con la que trataremos que cada cliente se sienta como en casa.

Cuanto más conozcamos a nuestros clientes, más sencillo resultará relacionarnos con ellos y ofrecerles un servicio lo más personalizado posible, pudiendo asesorarles sobre los diferentes aperitivos gourmet disponibles, o comentarles la carta de vinos de una manera mucho más cercana, en base a sus gustos.

Te interesa:

Cómo aprovechar las opiniones online de tu restaurante para mejorar la relación con tu clientela

Por nuestra experiencia, sabemos que cada cliente es diferente a otro, y que por tanto hay que tratarlo de una manera distinta. Por ello a través de este post queremos mostrarte los diferentes tipos de clientes que podrán entrar a tu restaurante, para que sepas cómo actuar con ellos y consigas ganártelos desde el primer momento.

Cliente insatisfecho

Hay un tipo de cliente que se caracteriza por estar insatisfecho, incluso antes de llegar a tu restaurante y darte la primera oportunidad.

Este tipo de clientes se caracterizan porque quieren que las cosas ocurran tal y como a él le gustaría, y cualquier cambio que se produzca en su guión, irá acompañado de cambios o quejas constantes.

Lo más importante ante los clientes insatisfechos, es que su insatisfacción no te pille por sorpresa ni te cohíba. Si realmente quieres ganártelo y cambiar la idea que tenía desde un primer momento, nuestro consejo es que te limites a atenderle correctamente, siempre con buenos modales, con paciencia y una sonrisa.

Posiblemente este tipo de clientes precisen de un nivel de atención superior al resto, y tu asesoramiento será clave para facilitarle la elección, ya que al fin y al cabo es lo que buscan.

Son clientes complicados, pero la parte positiva está en que si le ofreces un servicio que supere sus expectativas, consiguiendo que se sienta mejor atendido que en otros restaurantes, habrás ganado su confianza y fidelizado a un nuevo cliente. Tómatelo como un reto.

Cliente foodie

Los clientes foodies se caracterizan por ser personas que buscan vivir experiencias gastronómicas y descubrir nuevos sabores, que después puedan compartir en las redes sociales.

Este tipo de clientes los reconocerás porque no se separarán de sus teléfonos móviles, y porque tienen un apetito muy grande. Además, te harán todo tipo de preguntas con el objetivo de conocer datos interesantes y saciar su curiosidad, como el modo de cocción de las carnes, los ingredientes que llevan tus platos, el origen de los panes de tu restaurante…

Posiblemente el cliente foodie precise de una mayor dedicación que otros clientes, pero la parte positiva es que si consigues que quede satisfecho, lo recompensarán compartiendo fotografías de tus platos y de tu restaurante con sus seguidores en redes sociales, lo que te servirá para hacer promoción y atraer nuevos clientes.

Cliente amigo

Identificamos a un cliente amigo como aquel cliente que busca sentirse como en casa, para el que la comida no es lo más importante. Este tipo de clientes querrán saludarte al llegar, hacerte todo tipo de preguntas, contarte historias e inquietudes personales, y buscarán un constante asesoramiento.

Para conseguir su satisfacción, te recomendamos que le ofrezcas un trato muy cercano, amigable y personalizado, ya que la comunicación que mantengas con él será clave para conseguir fidelizarle y ganar un nuevo cliente fijo.

Cliente protagonista

Por otro lado están aquellos clientes que se sienten protagonistas, y disfrutan mucho más de la comida teniendo el foco sobre ellos mismos. Los reconocerás porque buscan tener la mejor mesa del restaurante, porque hablarán en un tono extremadamente alto, y porque no se preocuparán por poder chafar la experiencia al resto de comensales. En cualquier caso, hay que decir que la mayoría de este tipo de clientes no es conscientes de su actitud.

Te interesa:

6 deliciosos postres gourmet para poner la guinda a una comida de 10

Si te topas con un cliente de este tipo, y quieres hacer todo lo posible porque se siente a gusto y quede satisfecho, nuestra recomendación es que busques una mesa algo apartada, en la que disfrute de una mayor amplitud y se sienta más cómodo.

En caso de que creas que está molestando al resto de clientes con su actitud, deberías tratar de hacerle ver el problema, siempre con educación y respeto. Si se ofende, estarás en todo tu derecho de invitarle a abandonar a tu restaurante, y deje disfrutar al resto de comensales.

Clientes lentos y rápidos

Y por último queremos hablar tanto de los clientes lentos, como de los clientes rápidos. Tranquilo, no tendrás ningún problema para identificarlos.

Los clientes lentos los reconocerás porque cuando vayas a tomarles la comanda, posiblemente ni siquiera hayan comenzado a ojear la carta. A este tipo de clientes les gusta tener tiempo para decirse, y no tendrán problema en hacerte todas las preguntas que crean necesarias, sin importar que el cliente esté lleno.

Por otro lado están los clientes rápidos, que al contrario que los lentos, los reconocerás porque en el momento en que vayas a saludarles y tomarles nota de la bebida, ya tendrán claro todo lo que quieren comer, y no dudarán en pedírtelo. Saben lo que quieren, y lo quieren cuanto antes.

Es importante saber reconocerlos para así poder actuar al ritmo adecuado con cada uno de ellos.

Acciones que tendrás que repetir con cada cliente

Independientemente del tipo de cliente que entre a tu restaurante, hay cinco acciones que deberás realizar siempre, ya que serán clave para ofrecer un servicio de calidad que ayude a conseguir que queden plenamente satisfechos.

  • Dales la bienvenida al restaurante personalmente, y salúdales siempre con una sonrisa.
  • Ofrece un trato amable con todos los clientes, manteniendo en todo momento el contacto visual.
  • Trata de responder con rapidez, honestidad y firmeza. Asesórales en todo lo que necesite.
  • Muestra interés en sus necesidades y no dudes en hacerle todas las preguntas para conocerlas.
  • Al abandonar el restaurante, despídeles personalmente y dales siempre las gracias.

Conclusión

Aunque ofrecer una buena atención es un requisito indispensable con cualquier tipo de cliente, conocer a los diferentes tipos de clientes que podrán entrar a tu restaurante te ayudará a ofrecerles el mejor servicio posible, hacer que se sientan a gusto y conseguir que vuelvan.

2019-04-11T07:22:06+00:00 25/04/2019|Blog, Trucos y consejos|