Queremos platos, movimiento digital por la sencillez en los emplatados

«Las mejores recetas nos entran también por los ojos», es lo primero que nos explica el chef Álvaro Villasante (Paprica) al ser preguntado por las nuevas tendencias de emplatado. Sin embargo, en la era de Internet, no todo sirve para hacer brillar tus recetas y si hablan de tu restaurante, mejor que sea por tu buen hacer, no por tu extravagancia. El movimiento digital We Want Plates («Queremos Platos» en español) ha incendiado las redes sociales con sus reivindicaciones estéticas alrededor de la cocina. ¿Aún no has oído hablar de ellos? ¿No has sido testigo aún de sus críticas contra la excesiva imaginación de algunos chef? Hoy te lo mostramos en detalle, pasa hasta la cocina 😉

ensalada de pulpo

Si en algo están de acuerdo la mayoría de los chef, y también de los comensales, es que una buena presentación es el primer paso para ganarse el estómago y también el corazón. Sin embargo hoy en día, cuando los smartphone son compañeros habituales de las visitas a restaurantes, cualquier pequeño error en el emplatado puede echar por la borda un trabajo excelente sobre los ingredientes y la preparación: Internet puede encumbrarte o despeñarte. Eso lo saben bien las personas que alumbraron la cuenta de Twitter «We Want Plates»

En su perfil en la red social, se recogen emplatados que rozan lo extravagante y, sobre todo lo incómodo. Si algo define a esta cuenta es su lado más colaborativo, pues muchos navegantes y gourmets ponen su grano de arena compartiendo fotografías de aquellas recetas que no han llegado a poder disfrutar debido a su presentación.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que se han llegado a ver en la red social:

Collage We Want Plates

 

¿Qué opinan los chef de We Want Plates?

En ocasiones, las expectativas creativas de los chefs a la hora de presentar una nueva receta pueden chocar con las de un público que no espera estas presentaciones o, incluso, no tiene el tiempo necesario para disfrutarlas. Sin embargo, Internet tiende un puente entre ambos para que creatividad, emplatado y experiencia gastronómica puedan ser gozadas por ambas partes sin decepciones para ninguna de ellas.

Por su parte, los chef, experimentos sensoriales puntuales dejados de lado, suelen tener muy claro qué se debe ofrecer a un cliente en las presentaciones aunque en Internet se encuentren ejemplos desafortunados de emplatados extravagantes.

 

Juan Carlos Clemente Cubas

 

Juan Carlos Clemente nos recuerda a todos los trabajadores del sector Horeca que  «la comodidad de la persona que va a comer nuestra receta es lo principal. Un emplatado creativo, siempre que no se abuse de él es un aliciente para acudir a un restaurante. Tenemos que ponernos en el lugar del cliente para poder encontrar el equilibrio entre estética y funcionalidad».

 

 

close up pepe b&n 2

 

En este mismo sentido apunta el toledano Pepe Rodríguez, chef en el restaurante El Bohío y jurado en MasterChef, ya que, para él, «la presentación de una receta tiene que tener siempre al ingrediente y al sabor como objeto central. No puede distraerte de lo que estás haciendo: disfrutar del sentido de gusto. Austeridad y respeto por el producto con el que trabajas son los pilares de un emplatado correcto».

 

Emplatado El Bohio Pepe Rodriguez

Emplatado de la receta «Abanico de Ibérico con setas y patatas» en El Bohío (Imagen: El Bohío)

Bea Sotelo A Estación

Bea Sotelo (A Estación), cuyo estilo destaca por presentaciones sencillas pero muy cuidadas, reconoce que las modas también influyen en cómo sirven sus recetas los chef pero hay que tener en cuenta que «en función del tipo de local al que acudas te encontrarás con emplatados distintos. Sin embargo, muy poca gente llega a los extremos que se ven en We Want Plates, son una minoría»

Emplatado A Estación (Imagen de Guillermo Zulueta de Madariaga)

Emplatado de una receta en A Estación (Imagen de Guillermo Zulueta de Madariaga)

Álvaro Villasante Paprica

 

Álvaro Villasante (Paprica), joven chef lucense conocido por emplatados más transgresores con producto de proximidad, apunta que «la informalidad está bien en ciertas recetas, es positiva porque los platos que preparamos también son informales y el sentido de la vista juega un papel clave en el del gusto. Los chef queremos sorprender y enamorar con nuestras recetas. Pero nunca, nunca, debemos dejar de lado la comodidad del comensal. Eso es impensable».

 

Receta emplatada en restaurante Paprica

Receta emplatada en restaurante Paprica

¿Conocías el movimiento We Want Plates? ¿Exageración de clientes insatisfechos o demasiada imaginación en el emplatado? Queremos oír tu opinión, no dudes en dejarnos un comentario 😉

 

*Nuestro pequeño aporte al emplatado tiene forma de guía y lo puedes leer aquí.

 

 

 

2018-09-14T13:22:13+00:00 07/05/2015|Curiosidades culinarias|