¿Cuál es la diferencia entre un bartender y un mixólogo?

Que cada detalle cuenta para el éxito de un restaurante no es un secreto para nadie, ya que incluso la más mínima diferencia puede hacer que un cliente quede satisfecho y encantado con el servicio ofrecido, o que por el contrario se marche con un mal sabor de boca.

Esto ha llevado a los restaurantes a incorporar el mayor número de servicios posibles, siendo cada vez más habitual que cuenten con un bartender y un mixólogo, para tratar de ir un paso más allá, con el objetivo de contentar a los clientes y brindarles la mejor experiencia posible.

Porque la coctelería cada vez desempeña un papel más protagonista en los restaurantes, y es importante contar con un especialista que sea capaz de preparar cócteles deliciosos, con una presentación de calidad y una dosis de espectáculo.

Te interesa:

Enséñame la carta de vinos de tu restaurante y te diré qué prestigio tiene tu restaurante.

Hasta aquí todo claro, pero, ¿realmente cuál es la diferencia existente entre un bartender y un mixólogo? Es cierto que ambas profesiones pueden resultar parecidas, ya que consisten en profesionales que se encuentran detrás de la barra de un bar, y se dedican a preparar todo tipo de cócteles. Pero como vamos a ver a continuación, existen diferencias entre uno y otro, y te las vamos a contar.

¿Qué es un barteneder?

Cuando hablamos de un bartender nos estamos refiriendo al clásico barman de toda la vida, pero algo más enfocado y especializado en el delicado mundo de la coctelería.

Un bartender se caracteriza por ser una persona con una gran experiencia en la preparación de cócteles, pero también por estar perfectamente capacitados para atender a los clientes, tratando de ofrecer además un espectáculo al preparar las bebidas.

El bartender interactúa con los clientes, les asesora y ejerce de anfitrión, tratando de hacer que se sientan como en casa. Son muy importantes para conseguir la satisfacción del cliente.

Por lo general, un bartender conoce una amplia cantidad de recetas de coctelería, lo que les permite preparar de manera espectacular cualquier tipo de cóctel sin ningún problema, adaptándose tanto al estilo del restaurante como a los gustos de cada cliente.

También hay que decir que un bartender no tiene problema en preparar cafés, tés, copas de vino, jarras de cerveza o incluso refrescos si fuera necesario. Su principal objetivo es contentar al cliente, ofreciéndole el mejor servicio posible independientemente de lo que pida.

En definitiva, un bartender es un todoterreno detrás de la barra de un bar, siempre a disposición de los clientes.

¿Qué es un mixólogo?

Por otro lado está el mixólogo, una figura que comenzó a hacerse popular en aquellos restaurantes que apostaban por incorporar las técnicas de cocinas más novedosas y vanguardistas.

Antiguamente, el mixólogo era el encargado de recibir los barriles de licor, que por lo general contaban con una excesiva cantidad de alcohol que lo hacía imbebible. Su trabajo era diluir con agua el alcohol hasta conseguir que se pudiera beber.

Te interesa:

Estas son las bebidas refrescantes para verano que están revolucionando Instagram. ¡Conócelas!

A día de hoy, un mixólogo se caracteriza por estar siempre buscando nuevos cócteles que sean capaces de entusiasmar a los clientes, a través de la mezcla de diferentes técnicas y sabores que les permitan disfrutar nuevos sabores, texturas y presentaciones. Además, no tiene miedo a darle una vuelta de tuerca y reinventar algunos de los cócteles más clásicos, siempre manteniendo su concepto original.

Podríamos decir que un mixólogo es un bartender, que trata de llevar el mundo de la coctelería a otro nivel, y cuenta con muchos conocimientos sobre destilados, licores, vinos, cervezas y cualquier otro fermentado.

Y aunque por lo general un mixólogo acostumbra a trabajar detrás de la barra de un bar o restaurante, también podría estar presente en el departamento de producción, en la cocina, o incluso en el departamento de I+D de una bodega que quiera crear un nuevo licor.

Conclusión

En definitiva, un bartender será capaz de preparar los cócteles más internacionales de memoria, brindando al cliente una atención personalizada y permitiéndole disfrutar de una agradable experiencia. Por otro lado, el mixólogo va un paso más allá, creando nuevas bebidas capaces de deleitar a los paladares más exigentes, a través de sus amplios conocimientos en todo tipo de licores.

2019-04-30T18:00:04+00:00 02/05/2019|Blog, Curiosidades culinarias|