Pepe Rodríguez: «¿Presión en MasterChef? He estado en cocinas que aquello era Vietnam»

Hoy tenemos con nosotros a un chef que entra en nuestras casas todas las noches del miércoles a través de la televisión. Desde plató, este hombre de negro dirige, junto con otros grandes cocineros, los fogones más mediáticos de España. ¿Queréis saber cómo es Pepe Rodríguez Rey, jurado de MasterChef cuando se apagan los focos?  Pasad hasta la cocina 😉

Pepe Rodríguez Rey (Foto:El Bohio)

Pepe Rodríguez Rey (Foto:El Bohio)

Como chef, estar en el foco mediático ¿supone más presión en el día a día de El Bohio?

No, yo creo que la presión de un restaurante la debe tener uno mismo, no esperar a una guía gastronómica, a un crítico, a un periodista, a un cliente punzante o porque resulta que tengo un programa en televisión y la gente va a venir a juzgarme. Yo siempre he tenido esa presión. Es la única manera de avanzar y poder seguir adelante en un restaurante.

 

Una Estrella Michelín, ¿es más difícil de mantener que de conseguir?

Es difícil conseguirla y mantenerla, pero no se puede vivir siempre bajo presión por el hecho de tener  una Estrella Michelín. Yo tendría 16 estrellas si las hubiese, y trabajo con la misma presión con ellas o sin ellas. La estrella debe ser el reconocimiento al trabajo bien hecho, no obligarnos a estar continuamente preocupados por si mañana nos la sacan. Sin ella, trabajaría con el mismo rigor y la misma pasión. Yo no pierdo un ápice de ilusión por tener o no tener este galardón.

 

En un negocio familiar, ¿pesa más la sangre o el espíritu empresarial?

No es nada sencillo gestionar un negocio familiar. Todo va a depender de cómo te lleves con la familia. Cuando hay armonía es más fácil, pero cuando no la hay, gestionar un negocio familiar no es nada fácil. En otro tipo de negocios hay un director general, pero a ver quién nombra a un director general entre una familia. Lo suyo sería traer gente de fuera que hiciese esas funciones y pusiese a cada miembro de la familia a trabajar y cobrase por lo que produce. Cuando no hay esta persona, se mezcla todo, cuesta mucho mirar que compartes tarea con tu madre, tu hermano, incluso tu cuñada. Creo que debería ser obligatorio en las empresas  familiares que los altos cargos los ocupase un profesional externo. Esto es muy importante.

 

El Bohio es un restaurante que parte de ingredientes tradicionales manchegos, ¿cómo se gestiona la presencia de este tipo de recetas en la era de Internet?

Tenemos un legado cultural, antes de que existiese Internet ya se cocinaba en España. Las recetas pasaban de abuelas a madres y luego a sus hijas. Esto es lo que he visto desde siempre, lo que he mamado y lo que hago ahora. Uso la manera de cocinar de mi madre pero con los medios del siglo XXI. No puede ser de otra manera y además, se debe notar.

 

Un cocinero, ¿nace o se hace?

Un cocinero se tiene que hacer, pero sí es cierto que hay que tener eso que se llama “mano”. Hay que trabajar muchas horas, con rigor, con esfuerzo, con pasión, siempre pensando que puedes aprender algo nuevo. Eso es lo que te hará estar en la punta de la lanza, sin duda.

 

Un truco de cocina de Pepe Rodríguez

Tiene que haber cien mil trucos, pero el único que funciona de verdad es hacerlo con gusto, con pasión. No hay más trucos en la cocina, no es una pizca de sal ahora y otra cuando reduzca, no. Es prueba y error, prueba y error eternamente. Cuando estás haciendo eso todos los días, al final, acabas haciéndolo bien. Es más sencillo de lo que parece.

 

¿Cómo se siente uno decidiendo que sólo un aspirante llegue a ser MasterChef?

Es la vida misma, no siempre podemos ganar todos. Sólo uno gana la medalla de oro, y al final tienes que tratar de buscar dentro de este programa de televisión al mejor de los 16.

 

¿Con cuál de tus compañeros de jurado montarías un restaurante?

Con cualquiera de ellos dos, son dos personas totalmente diferentes. Jordi practica una alta cocina moderna y Samantha hace una cocina mucho más elemental, tradicional y basada en el catering. Son dos estilos de negocio totalmente diferentes. Pero lo montaría con cualquiera de ellos dos, son dos profesionales muy válidos.

 

Elige al concursante de MasterChef 1, MasterChef 2 y MasterChef Junior que más impacto te ha causado

Ha habido muchos, gente con muchísima ilusión, con muchísimas ganas. Y eso es algo memorable. He tenido, por ejemplo, clientes cuya pasión es la cocina y quieren dedicarse profesionalmente a ello aunque sean arquitectos, ingenieros… Esto me sirve con los concursantes de MasterChef porque algunos no tienen ninguna vinculación con el mundo profesional, y sin embargo, cocinar, montar su propio restaurante, es lo que les mueve y les apasiona. Esto es lo que más me llama la atención de todos ellos. Me quedaría con varios: Clara, concursante del año pasado, Juan Manuel, que fue el ganador, Eva… Este año, Emil me parece un grandísimo profesional. Hay muchos que son magníficos concursantes y con una pasión extraordinaria. Es con esto con lo que me quedo.

 

Pepe revisa el plato de Marina en MasterChef 2014 (Foto: MasterChef)

Pepe revisa el plato de Marina en MasterChef 2014 (Foto: MasterChef)

En las cocinas de fuera de la pantalla, ¿los chef sois igual de duros con vuestros compañeros?

En MasterChef  yo creo que se exagera un pelín, es cierto. Pero te diré yo, personalmente como Pepe Rodríguez, que he estado en alguna cocina profesional, infinitamente con más presión y más dura que la de MasterChef.  Eso no quiere decir que todas sean así. Pero te podría decir altas cocinas en las que he estado, que aquello es El Vietnam.

 

¿Cuánta es la presión que tienen que soportar los concursantes?

Los concursantes están sometidos a la misma presión que yo cuando tengo el comedor lleno y estoy justo de personal y me ha fallado un chaval en la cocina. Esa presión que se crea en un restaurante es algo único, es algo que te quita la vida, o te la da. Te llena de adrenalina, es un estado en el que tienes que tener el cien por cien de tu salud preparado para esas dos horas, la cabeza muy bien puesta. Aquí sometemos a los concursantes a lo que es realmente el estrés de la profesión.

 

¿Cómo llevas tener la fama de “malo” del jurado?

Yo siempre digo que el que piense que soy el malo es que no ha visto bien MasterChef. No creo que sea malo, pero soy duro cuando tengo que serlo. He sido el más cachondo, el más surrealista, el más friki, el más divertido… y a lo mejor incluso, en algún momento, el más duro. Pero creo que no tengo fama de serlo. Pero es verdad que la gente lo dice, porque ve cuando le das la bronca a alguien, aunque yo suelo hacerlo con ironía, con un chascarrillo, la gente se queda con el lado más serio.

 

¿Qué edición de MasterChef ha tenido mayor nivel técnico entre los concursantes?

Yo creo que los dos están igualados. La gente ve como menor técnico en este segundo, pero ni mucho menos. Son amateur, son gente de casa, tienen el mismo nivel. El mejor del año pasado y el mejor de este son muy parecidos, y el peor del año pasado y de este son muy parecidos.

 

¿Veremos MasterChef3? ¿Estarás entre el jurado?

No depende de mí, pero me encantaría porque me divierto muchísimo. Me lo paso fenomenal haciendo el programa. El otro día tuvimos un 23% de share, eso en Televisión Española es un lujazo hoy en día, y significa que la gente lo ve, que está contenta, enganchada. El formato es muy bueno y la calidad de los que lo hacen extraordinaria, así que me encantaría estar de nuevo entre el jurado.

 

 ¿MasterChef o Top Chef?

Son dos cosas muy parecidas y a la vez diferentes. En una vas a empatizar porque te ves como el concursante, pensando “si me dan a mí un pescado de 20 kg, ¿qué haría?”. En la otra vas a ver a un profesional con un poco más de nivel en la cocina. Pero también vas a ver cada pifia que te puede hacer pensar que para ser profesional, menuda guarrada ha hecho. Creo que hay parrilla para que la gente vea uno u otro y se divierta.

 

En Koama desarrollamos platos para profesionales basándonos en ingredientes de gran calidad y tecnología sous-vide y de cocina al vacío ¿Cuál es tu opinión sobre estas técnicas?

Hoy en día, un restaurante de alta cocina que no funcione con cocina al vacío es muy raro conocerlo, no voy a decir que sea el futuro, pero es una manera de poder cocinar, trabajar y pre-elaborar que si no tuviese en El Bohio, habría muchos platos en carta que no sé si podría hacer. Soy un enamorado de la cocina al vacío y de las cocciones al vacío, me encantan. Nosotros cocinamos desde un cordero, un cochinillo, una verdura, patatas, te podría decir miles de preparaciones.

Pepe Rodríguez Rey (Foto:El Bohio)

Pepe Rodríguez Rey (Foto:El Bohio)

 

¿Aún con ganas de más Pepe Rodríguez y su toque único al cocinar? Sintoniza con él los miércoles a las 22.30 en TVE o acércate a su restaurante El Bohio en Illescas, Toledo. 😉

2018-06-22T11:51:02+00:00 03/07/2014|Chefs|