Amplía la carta de aguas y aumenta el atractivo de tu restaurante

Es cierto que el vino, la cerveza y los refrescos tienen un papel fundamental en los restaurantes, pero sin duda el agua es la bebida estrella en todo bar, cervecería, restaurante, cafetería o cualquier otro negocio de hostelería y restauración.

El agua nunca falta en la mesa, siendo la mejor opción para disfrutar de un buen producto sin restarle sabor, con el valor añadido de que se trata de una bebida totalmente natural y saludable.

Y aunque durante años nos han hecho creer que el agua es incolora, inodora e insípida, la realidad es que el agua tiene cuerpo, deja una impresión sensorial en la boca y cuenta con múltiples propiedades.

El agua hidrata, refresca la boca las papilas gustativas, y prepara el paladar para degustar los sabores de los distintos platos que se van a consumir durante una comida o cena.

Te interesa:

Enséñame la carta de vino y te diré qué prestigio tiene tu restaurante.

La importancia de la carta de aguas en tu restaurante

Esto ha hecho que la carta de aguas sea clave para los restaurantes, aportando un valor añadido y diferenciador que marcará la diferencia entre los comensales, ayudando a distinguirse de otros restaurantes.

Porque el agua mineral tiene un sabor y un potencial que hay que saber explotar, y contar con una completa carta de aguas es fundamental para aquellos restaurantes que quieran disponer de una amplia oferta gastronómica y satisfacer a los clientes más exigentes.

Evita contar con una sola marca de agua en tu restaurante, y completa una carta de aguas que se adapte a todos los paladares. Es importante utilizar aguas ligeras, sin gas y poco mineralizadas en los platos más ligeros, mientras que en los platos más grasos y potentes encajan mejor las aguas muy mineralizadas o carbonatadas con gas, ya que tienen una mayor capacidad para limpiar la boca y potenciar el sabor de los alimentos.

Aunque no lo creas, no hay dos aguas iguales, por ello cuanto mayor sea tu carta de aguas, más posibilidades tendrás de ofrecer el agua perfecta para cada comensal y plato.

Consejos para servir el agua en tu restaurante

Además de contar con una amplia carta de aguas, también es fundamental saber servir el agua en tu restaurante para que se pueda disfrutar en las mejores condiciones, y no restarle sabor.

El primer error es servir el agua en una jarra, ya que la forma de la jarra condicionará su disfrute, y además podría llevar a pensar que se trata de agua del grifo.

El agua debes presentarla siempre embotellada y cerrada, y abrirla delante del consumidor. De esta forma garantizarás una mayor seguridad y darás una mejor imagen.

Debes contar con agua del tiempo y fría, para así satisfacer las necesidades de cada comensal. Aun así, el agua nunca debe servirse excesivamente fría, ya que ralentizaría la digestión. Asimismo, nunca sirvas el agua con hielo, ya que alterará su composición química y podría modificar su sabor.

En caso de que un comensal quisiera agua con hielo, sírvele el hielo en una cubitera o en un vaso aparte.

Conclusión

Como ves, el agua tiene una importancia en tu restaurante mucho mayor a la que podías pensar. A cualquier comensal le gusta el agua e, independientemente de que pida vino, cerveza, un refresco o cualquier otra bebida, en la mayoría de casos el agua siempre estará presente.

Confecciona una amplia y variada carta de aguas en tu restaurante, con opciones para todos los gustos y platos, y asegúrate de que cada cliente pueda disfrutar del agua que mejor encaje con cada momento.

2019-11-28T08:37:43+00:00 28/11/2019|Blog, Trucos y consejos|